31/7/15

Reseña: El impostor; el documental.



Título: El impostor/ Título original: The imposter/ Director: Bart Layton/ Duración: 99 minutos / Subgénero: Documental/ País: Gran Bretaña 


The Imposter es un documental que relata una realidad inverosímil. Te cuesta creerlo.  A veces se cumple eso de que la verdad supera a la ficción. Nos explica la historia de cómo Frédéric Bourdin se hizo pasar por un joven que llevaba desaparecido tres años. E insisto que es un documental, totalmente basado en hechos reales.


Y eso no es tan fácil de crear como parece. Pensad que los documentales no son la preferencia del público (muchos en lo primero en lo que pensamos es en Nathional Geographic y sus ya típicos documentales de animales). ¿Por qué tenéis que tener en cuenta esto? Porque, estaréis de acuerdo conmigo, siempre está esa preocupación de ganar dinero. No digo que toda la industria del cine tenga esta como su primera prioridad, pero siempre está en la lista de preocupaciones. Y si el género no es atractivo para el gran público, a veces los directores utilizan artimañas para atraerles, tales como adulterar la historia para hacerla más interesante.

Por ello me parece que este documental merece un reconocimiento. No hay ni una sola dramatización de los hechos. Esto no quiere decir que no haya ningún fotograma en el que se recreen escenas del pasado. De hecho, prácticamente todas esas escenas son representadas por actores. Aquí está el dato relevante: siempre respetando la verdad.

Ahora mismo seguramente estaréis pensando que es imposible porque no pueden saber qué pasó o que será un documental muy aburrido. Lo primero lo solucionaron hablando con cada uno de las personas implicadas en la historia: la familia de Nicholas Barclay, el Impostor, trabajadores de la embajada, una investigadora del FBI, un detective privado. Para saber exactamente qué pasó en cada momento. Y además aprovecharon sus testimonios para conseguir una estructura interesante.

He de admitir que a mí me enganchó desde el principio. Fueron muy ingeniosos al empezar con esas declaraciones, y de esas personas. Te dejan intrigado. Y cada vez lo estás más, porque la información te llega a cuentagotas. Además, también juegan con el factor emoción. No con palabras sentimentales de la parte de los parientes (que alguna hay), sino con los gestos y las expresiones de todos los implicados. Por ejemplo, a mí me sorprendió mucho lo bien que trazaron la personalidad de François por cómo se movía y miraba a la cámara. Las partes actuadas tampoco te dejan indiferente. Eligieron cuidadosamente las localizaciones y cómo grabarlas. Es una maravilla ver la escena donde los policías van en busca del impostor, esa lluvia le da tanto dramatismo. La verdad, la post-producción de este documental es perfecta, te enamora.

Mezclando todos estos aciertos consiguen una cinta envolvente. Donde cada elemento del documental refuerza los demás. Construyendo poco a poco un camino hasta el final sorprendente. Por desgracia, nos dejan con ganas de saber la solución del mayor misterio de todos. En definitiva, se nota que esté documental necesito mucho trabajo y el resultado es una maravilla visual pero también narrativa. Una hora y cuarenta minutos muy entretenidos, ideales para pasar una tarde.

0 travesuras :

Publicar un comentario

© Cuna traviesa , AllRightsReserved.

Designed by