20/7/15

Reseña: "1984".

Libro: 1984
Autor: George Orwell, 1950
Género: Ficción distópica,
Editorial: DEBOLSILLO
Páginas 352.


La historia nos habla sobre una Oceanía controlada por una organización llamada El Partido, que tiene básicamente a todo el continente a su merced en una red de mentiras. En una sociedad que está basada en el odio, un trabajador de la clase media, Winston Smith, se pregunta a sí mismo cosas que no debe de preguntarse, comienza a pensar cosas que no debe de pensar, y a ocultar cosas que realmente no pueden ser ocultadas. Esta sociedad vive bajo los ojos penetrantes y omnipresentes del Gran Hermano, que a través de un objeto llamado telepantalla es capaz de escuchar y ver todo lo que todos los habitantes de Oceanía están haciendo en esos momentos. El mero hecho de conspirar contra el Gran Hermano, de pensar en contra de él o del partido, de comenzar a tener dudas sobre lo que este le está diciendo, es un crimen; sin que tengan que llegar a hacer nada realmente. A esto le conocen como crimental y aquellos que son demasiado inteligentes o demasiado descuidados y son descubiertos por La Policía del Pensamiento, pueden llegar a ser arrestados y llevados al Ministerio del Amor, un cruel lugar de prisioneros, torturas y lavados cerebrales; o pueden llegar a ser vaporizados: te desaparecen, dejas de existir para tu trabajo, tu familia o tus amigos, tu nombre no está en ninguna parte, nadie te recuerda, nunca has existido. En Oceanía, lo que dice El Partido es la verdad, siempre ha sido de esa manera y lo es simplemente porque el Gran Hermano lo dice; tanto como si ayer estábamos en guerra con Eurasia y hoy nunca lo estuvimos, la guerra siempre fue contra Asia Oriental.

Winston Smith es un hombre separado que desea acabar con El Partido y unirse a un grupo rebelde conocido como la Hermandad liderado por Goldstein, un ex-líder político. Pero no habla de ello con nadie, todo se queda en sus pensamientos cometiendo crimental. Decir algo mientras duerme, dar señales de no participar en los Dos Minutos de Odio contra Goldstein, o cambiar su trayecto de ida o regreso al trabajo son los peligros a los que se tiene que enfrentar, ser reconocido por la Policía del Pensamiento y desaparecer para siempre si da señales de extraña actividad. Un día, durante los Dos Minutos de Odio, su mirada se cruza con la de uno de sus compañeros de trabajo llamado O'Brien, y entonces comprende que él no está solo en contra del Partido. En contraste con esta esperanza, el miedo comienza a llenar sus arterias cuando una chica joven de su trabajo de nombre Julia comienza a seguirlo, encontrándosela en distintas locaciones, haciendo creer a Winston que una espía de la Policía del Pensamiento lo ha localizado como criminal, vigilando sus acciones físicas; en una sociedad donde el más mínimo pensamiento se transforma a cualquier ligera acción, convirtiéndote en un absoluto criminal.

Este libro es una gran, gran, gran sátira a los sistemas en general; tales como de educación, políticos, familiares, dictaduras, guerras, y demás que se puedan imaginar. La presencia de telepantallas que les vigilan con forma de televisores, que les dicen qué pensar y cómo actuar son una clara burla a la televisión. En mi humilde opinión, es un muy buen libro de la mitad hacia delante; la primera mitad me pareció un poco lenta y que no sucedía nada excepto mucho crimen de pensamiento. La acción comienza después, y a partir de ese momento no se detiene la fiereza. El peso psicológico que tiene esta novela es increíble, no porque te ataque a ti como persona sino por cómo ataca a los personajes y los deforma, el leerla y ver cómo las cosas van adquiriendo una forma perfecta pero metamórfica de lo que es y lo que debería ser es simplemente algo que te deja en la pendiente. Claro, es un libro bastante similar a Fahrenheit 451°, con otro argumento, y su gobierno tiene una forma muy distinta de operar que hace todavía a esta sociedad mucho más macabra que la de su primo hermano. La presencia del Gran Hermano como un dios omnipotente, es estremecedora, además de todas las atrocidades que se cometen durante la novela y que en ese mundo apunta a la deshumanización, algo que en realidad ya está sucediendo.



Este es uno de los libros más conocidos de la literatura, con adaptaciones al cine, teatro, ópera y un álbum de David Bowie. Escrito como ficción distópica, es junto con Un Mundo Feliz de Huxley y Fahrenheit 451° de Bradbury una especie de ataque y advertencia de lo que se podría convertir la sociedad en un mundo futuro -o más bien, lo que ya es pero llevado al extremo-.

0 travesuras :

Publicar un comentario

© Cuna traviesa , AllRightsReserved.

Designed by