18/11/13

Desconocidos.



         Tan hermosa la apacible frescura que titila los días de lluvia, reflejada en cada gota amarga, en cada melancolía amortiguada, rota ilusión de salada desesperanza.

         Esferas acuosas cayendo desde el cielo, su encanto prohibido, su conjuro maldito.

            La tristeza que reflejan en su vertiginosa caída desde lo alto, desde allí arriba, por encima de todo, y tan, tan por encima de todos, tan inalcanzables hasta que se estrellan contra el frío y rudo suelo, besándolo como besa el soñador al incrédulo, como besa la rabia a la ira, como besa la realidad fatídica a la utópica fantasía, con labios hastiados, con besos desesperados.

        Se esmeran en apartarlo, en olvidarlo, pero son solo eso, esmeros en vano, engaños condensados, que bajo la sombra de la tormenta despuntan, deslumbran, gritan y aruñan.

     Matizando entre ardientes suspiros, el llanto de dos desconocidos.




0 travesuras :

Publicar un comentario

© Cuna traviesa , AllRightsReserved.

Designed by