26/4/13

Del espanto al encanto.


La horrorosa que se volvió hermosa
Sus lágrimas a fuego grabadas en su persona
Tantos años de furia e inquina
De daños propiciados en mil millones de espinas
Creció su cuerpo y su cabello
Cambió su rostro y su mirada
De labios y de palabras
Se volvió sentencia ahumada
Criatura efímera de pasada en sueños y ventanas
La noche es su dominio
Se volvió señora de seda y vino
Con sus manos marcando el seductor olvido
De hombres y de todo testigo
Capaz de recordar el espantoso bosquejo
De aquel albor antaño incompleto.

(Este poema forma parte del poemario en construcción Canciones al viento).


0 travesuras :

Publicar un comentario

© Cuna traviesa , AllRightsReserved.

Designed by