20/6/11

Alma de estrella.

Era una noche estrellada, la luna se veía más hermosa que nunca y corría una suave brisa refrescante. Además el mar estaba en calma y su sonido resultaba más relajante de lo normal.

Una joven paseaba descalza por la playa , observaba la luna hechizada, sentía las suaves caricias de la arena en sus pies, el viento jugaba con su pelo pelirrojo y sus ojos brillaban tanto que parecían dos estrellas bajadas del mismo cielo.

De repente, se vio una estrella fugaz cruzando el cielo azulado e iluminado, la chica embobada siguió su trayectoria que para su sorpresa acabó en sus manos extendidas. Preocupada por si se escapaba en algún descuido suyo, cerró fuertemente las manos y cuando estuvo segura de que no escaparía los abrió lentamente. Lo que vio la dejo aún más asombrada, era preciosa, una esfera que irradiaba una luz esmeralda parecido al de sus ojos.

Entonces la esfera se rompió en miles de pedacitos, logrando que Stella se viese rodeada por una lluvia de pequeñas chispas verdes, miró como poco a poco desaparecían triste, se había roto... Miro sus manos melancólica, no había sido lo suficientemente cuidadosa, una lágrima se le escapó y cayó donde momentos antes estaba el objeto más maravilloso que había visto nunca.

Se fue, pensó nostálgica, quería verla de nuevo, más lágrimas empezaron a bajar por su mejilla, la había roto. Era su culpa, rompió lo más mágico que jamás había visto en su vida, fue una insensata al apretarlo con tanta fuerza, si no hubiese sido tan descuidada seguramente ahora no estaría... roto.

Así siguió, hasta que se dio cuenta de que sus manos empezaban a transmitir una luz verdosa, miró más atentamente sus palmas y vio miles de lágrimas brillantes. ¿Qué está pasando? se preguntó la chica sorprendida, pero no tuvo tiempo de averiguarlo ya que el fruto de su llanto formó un precioso colgante.

Una cadena dorada sujetaba un pequeño corazón verde, este tenía una abertura, lo abrió con cuidado curiosa. Y allí junto a una foto de ella sonriendo estaba inscrita una frase que hizo volver el torrente de lágrimas:

``Las estrellas siempre te acompañaran, brilla como nunca y no dejes de enseñarles por nada tu preciosa sonrisa.´´

2 travesuras :

Gise dijo...

¡Hola! Me gusto muchisimo este pequeño relato :).
Te cuidas, y adiós.

Pat dijo...

Hola, vaya no sabes que alegria me da saber que te gusto :D.

Chii, cuidate tambien, hasta pronto.

Publicar un comentario

© Cuna traviesa , AllRightsReserved.

Designed by