19/4/11

La fuerza del amor.


Las lágrimas caían a borbotones por sus mejillas, sus ojos ya estaban hinchados de tanto llorar, la luna, las estrellas y un misterioso chico eran los únicos testigos de su dolor. La princesa de la noche bella y brillante le miraba desde el cielo con tristeza, las estrellas se esforzaban por deslumbrar más que nunca esa noche para alegrar a la preciosa mujer que lloraba desconsoladamente, y el hombre la miraba desde lejos.


``Dos minutos es lo que necesitas para desahogarte y seguir adelante. Porque lo
importante es no rendirse nunca.´´



- Siempre te escuche decir eso, cúmplelo. No merece la pena rendirse por eso.


Un abrazo y un beso pueden sanar las heridas de un corazón roto, pueden conseguir dar fuerzas a un alma en pena, puede levantar a una mujer valiente, pueden lograr que siga luchando...


- Siempre sigue adelante, no te rindas pequeña. - dicho esto le puso un colgante y con un último beso fugaz en los labios desapareció, dejándola absorta mirando su nuevo amuleto.


El mismo que demostraba su amor eterno.


2 travesuras :

Gise dijo...

¡Hola! Que tierno relato, y a la vez triste. Me gusta mucho como escribes :). Les seguire leyendo.
Se cuidan muchisimo, y adiós.

Pat dijo...

Hola Gise, nium... pues si, la verdad es que quedo bastante triston y tierno XD. Uhm, me alegro de que te guste como escribo, pero hay que admitir que mis compañeros lo hacen mejor. Bue, en ese caso, espero que disfrutes mucho con las historias, relatos... y, gracias :D.

Cuidate mucho muchiiisimo, hasta la proxima, que espero que sea pronto ;D.

Publicar un comentario

© Cuna traviesa , AllRightsReserved.

Designed by