17/4/11

Deseos envenenados.

Una ráfaga de viento revolvió sus largos y ondulados cabellos castaños.

``Deseo...´´


Una chica joven miraba al infinito, veía como el sol se escondía escurridizo entre las montañas y el mar. Veía como las olas chocaban contra la playa desierta a esas horas como era de esperar.

``Deseo que me arranquen el corazón.´´


Se oyó el piar de un pájaro a lo lejos.

``Deseo recuperar mi voluntad.´´


Una ola estallo furiosa contra el acantilado desde el que disfrutaba el paisaje.

``Deseo ser yo misma.´´


El ruido de unos pasos acercándose.

``Deseo que este infierno termine de una vez por todas.´´


-  Sabes que si lo hago será definitivo, no volverás.

La joven asintió con la cabeza, ni siquiera se volteó a ver al hombre que le hablaba. No le
interesaba saber quién de ellos era, lo importante era que había logrado que la escuchasen.

``Al fin se cumplirán mis deseos.´´


El hombre se acerco más a ella dispuesto a cumplir su cometido, su espada brillo con los últimos rayos de sol del día.

``Mi último día.´´


Y así atravesó la hoja de la espada el pecho de la mujer, hasta encontrar el corazón. Esta se mordió los labios para no gritar y de esta forma evitar demostrar cuanto le dolía a su ejecutor. Justo cuando ya estaba a punto de morir, se escucho un grito desesperado a lo lejos:

-   ¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!


-  Daniek... - susurró con su último aliento mientras una lágrima solitaria bajaba por su mejilla.




0 travesuras :

Publicar un comentario

© Cuna traviesa , AllRightsReserved.

Designed by