16/2/11

Imagina


Imagina que el primer paso de tu día se de color café… Y dando el siguiente lo sientas verde. Al dar el próximo paso, observas y sientes que éste es amarillo, y el siguiente púrpura, para que luego sea azul. Y conforme caminas, tus pasos son de distintos colores, hasta llegar a tu puerta.

Al abrirla, te encuentras contemplando un paisaje celeste y blanco, los bellos algodones te hacen darte cuenta de una cosa; Estas en el cielo. Allí te preguntas «¿Qué hago aquí?» pero al no obtener respuesta, decides darte vuelta e ir a dormir. Al hacerlo, ves que tu habitación a desaparecido, y sólo estas en un trecho de suelo… Que se va desmoronando hasta estar en un pie, y luego, caer.

Imagina que caes… Que sientes el fuerte viento en tu cara, que tus pijamas vuelan ante el golpe del aire, y que al ver abajo, no veas nada más que el cielo, ¡No hay nada! Sólo el azul cielo. Al ver arriba, te encuentras viendo un gran y ancho mar color estrella, que de pronto desaparece para volverse el gran universo. Caes hacia abajo, pero sientes que caes hacia arriba, y ya no sabes cual es un arriba o un abajo.

Imagina que de tu espalda nacen dos grandes alas blancas y emplumadas, que a la vez son azules y doradas. De repente eres un hermoso ángel que cae… Así que… ¿Por qué caes? ¡Vuela!

Agitas tus alas, y desafías la gravedad que allí no hay, pero que nunca hubo, y antes de ese nunca, si había. Entre el movimiento de tus alas, estas volando, subiendo y bajando de nuevo. Observando la esfera de incoherencia en la que estamos atrapados, celeste, con nubes infinitas, y con un cielo o suelo de estrellas brillantes con miles de colores. Después de varios minutos, y cansado de volar, decides acostarte en una nube, olvidándote de todo, relajándote, y durmiendo.

Esa nube te lleva hasta una isla, una bella isla flotante en el cielo alto y el suelo bajo. Una isla repleta de montañas, bosques, aguas termales, lagos y ríos.

Imagina que llegas ahí, y al bajar, las cosas más maravillosas en todo lo que no existe te suceden. Ves hablar a los árboles, los animales te hablan a ti. Otros como tú vuelan y pasean por la isla. Las más bellas colinas y montañas son de colores jamás vistos, como el color ganduú, y una curiosa combinación del amarillo y el púrpura de nombre wurbe.

Cada vez que das un paso todo cambia de color, y todo se vuelve más bello aun.

Las criaturas más locas viven allí, con cientos de formas, y miles de colores, tan horribles que son hermosos, y algunas tan hermosos que son aterradores, pero aun así, todo es fantástico, todo es colorido, todo es hermoso, todo es real.

Eso no era una fantasía, no era una mentira. Todos los amigos y amores que viviste en aquella isla, que vas a vivir, no son falsos. Son reales, aunque no físicos, todo es real… Sólo que no has encontrado ese lugar.

Si ya has encontrado éste lugar, por mi o por ti. Si has imaginado esto, estarás listo para imaginar cualquier cosa, en cualquier color, y en cualquier sonido, y forma. De cualquier sabor, y expresión… Sí has leído esto fácilmente en verdad has entendido lo que es la imaginación.

0 travesuras :

Publicar un comentario

© Cuna traviesa , AllRightsReserved.

Designed by